Érase una vez....

Bienvenido al país de las maravillas de Petit Monde, un lugar donde los sueños se hacen realidad con sólo un deseo y una aguja.
Mi nombre es Magda y soy las manos que dibujan, cosen, bordan....
Los productos de Petit Monde están hechos con amor y dedicación desde el primer boceto hasta la última puntada.
Cada cojín o peluche está hecho a mano y por lo tanto único y siempre con un toque personal para que guste tanto a los niños como a los padres.
La calidad, la sencillez y la pasión por el detalle son los valores que me guían para convertir mis productos en únicos y especiales porque son los que marcan la diferencia.
Dar un juguete Petit Monde es dar al niño un compañero que experimentará sus alegrías, sus tristezas y sus sueños, que lo acompañará a cualquier sitio y guardará todos sus secretos.
Espero que mis productos traigan a los niños mucha alegría y la magia de la infancia lo convierta en una pequeña parte de los preciados recuerdos.

Colorín colorado...